Recientemente, tuve el privilegio de viajar al sur de Brasil con Chad Salyn y Tim Lester. Chad y yo comenzamos nuestro viaje en Colorado, donde comenzamos a prepararnos para los nueve días que estaríamos en Brasil. Luego nos reunimos con Tim en el aeropuerto de Miami, y volamos todos juntos a Sao Paulo. Las nueve horas de vuelo fueron un tiempo muy especial de preparación para la tarea, y para compartir lo que el Señor ha estado haciendo en la vida de cada uno de nosotros.

Cuando llegamos a Curitiba, en Brasil, fuimos recibidos con grandes abrazos y cálidas bienvenidas por parte de Flavio y Sonia Lazzari. Fueron muy generosos y nos hospedaron durante toda nuestra estadía en su hermosa casa, donde también se realizarían las conferencias sobre relaciones interpersonales. Participaron 35 personas, algunas de las cuales no eran creyentes.

Yo tenía curiosidad por ver cómo los tres hombres nos organizaríamos para enseñar juntos, ya que Tim y Chad están acostumbrados a enseñar en forma individual. Todos pudimos enseñar de manera armónica y apoyarnos unos a otros. También pudimos respetar los segmentos de 45 minutos de enseñanza, con sus 15 minutos de descanso entre ellos. Enseñar con nuestros intérpretes –Flavio, Elisa, Liliane, Livia y Daniel– fue toda una experiencia. Flavio había sugerido que usáramos intérpretes más jóvenes, para que pudiesen aprender el mensaje de la vida que permanece y así crecer en el ministerio. Hicieron un trabajo admirable y transmitieron eficazmente el mensaje que el Señor nos había dado. ¡Fue una bendición! Una de nuestras intérpretes se vio en apuros primero cuando Chad le hizo reír tanto que tuvo que hacer un alto para secarse las lágrimas causadas por la risa, luego cuando varias veces tuvo que hacer una pausa y pedirle a Tim que repitiera lo que había dicho, debido a lo difícil que resultaba entender su acento de la región de Tennessee, y cuando yo le hice llorar mientras interpretaba el relato de una oportunidad en la cual Dios me había dado una elección de vida o muerte.

Tim y Chad enseñaron acerca de las relaciones interpersonales en el matrimonio, utilizando diagramas. Ellos son excepcionales enseñando estas lecciones, y era hermoso observar cómo se complementaban. Yo pude enseñar utilizando el nuevo diagrama del collar, que Dios me dio en el transcurso del último año, y cubrir el tema del tiempo y la eternidad. Todos nos fuimos turnando y los participantes disfrutaron de la manera en que todo fluía. Nos hicieron saber que les gustaba tener a 3 personas haciendo las presentaciones y poder oír los diferentes puntos de vista que el Señor le dio a cada uno con respecto a las relaciones interpersonales. También pudimos mantener a la audiencia atenta, ya que se trataba de un grupo más pequeño. Tuvieron la oportunidad de formar pequeños grupos y hablar entre ellos acerca de los susurros del enemigo.

Creo que es importante sacar ciertos temas a la luz, y enfrentar nuestras luchas juntos en el Señor. Es bueno saber que no estamos solos, y que el enemigo no tiene originalidad, ya que parecemos luchar con cosas similares. Tendemos a sentirnos solos hasta que compartimos con otros nuestras luchas. Fue un ejercicio interesante observar cómo las personas se abrían unas a otras, y ver cómo encontraban la verdad en sus luchas. Chad presentó el tema del concepto de Dios, el grupo pudo interactuar en la enseñanza, y eso significó para todos un importante recordatorio de quién es Dios en realidad.

Flavio enseñó una hermosa lección acerca de cómo Dios no está en el pasado ni en el futuro, sino en el presente. Cómo no es bueno vivir recordando el pasado, ya sea bueno o malo, porque eso nos mantiene allí. Habló sobre la manera en que Dios quiere que vivamos en el presente. Daniel, el yerno de Flavio, trabajó de intérprete para nosotros 3, ya que Flavio habló en portugués.

Mi Padre solía decir que viajaba a cualquier extremo del mundo simplemente para “uno”. Él me enseñó que, si podemos dirigir a una persona a Cristo, estamos en el lugar correcto. Si nosotros tres podíamos viajar juntos y alcanzar a tres personas, ¡amén! El Señor se manifestó poderosamente en esta conferencia, y pudimos ver a muchas personas poner su esperanza en Cristo. ¡Un tiempo maravilloso!

En la mañana de nuestro último día, Tim estaba preparando su presentación mientras desayunaba. El Señor me hizo sentir de acercarme y preguntarle sobre qué enseñaría si se tratara de su última oportunidad para predicar. Al instante me respondió: “La relación con Jesús”. Lo animé a que predicara sobre eso y no lo que él había preparado. Me resultó interesante observar cómo Dios hablaba a través de Tim. No quedó un solo ojo seco en los presentes. Fue una lección que cada uno de nosotros necesitaba oír, y Dios ciertamente habló a través de Tim. El Señor había puesto en mi corazón hacerle la misma pregunta a Chad, quien me respondió: “La vida con Jesús en la Vid”. Su mensaje dio en el blanco. Fue el mensaje perfecto para la audiencia, y una manera maravillosa de finalizar nuestro tiempo en la conferencia.

Yo no tenía planeado hablar en ese último día. El Señor no me había dado nada sobre lo cual hablar. Si hay algo que he aprendido en la vida, es que yo no tengo nada que decir a menos que el Señor hable a través de mí. Mientras Chad completaba su última lección sobre la Vid, el Señor me indicó que compartiera la lección acerca de encontrar al Señor en nuestra debilidad.

Una mujer se acercó en ese último día de la conferencia y me dijo que durante mucho tiempo había estado enojada con Dios, a causa de algo que había sucedido en su vida. Dijo que cuando oyó la lección sobre el tiempo y la eternidad, de pronto tuvo sentido para ella el hecho que Dios siempre está presente y que Él tornará en bien las situaciones difíciles de la vida, porque Él quería una relación con ella. Es por eso que me gusta tanto la lección que trata sobre el tiempo y la eternidad.

No hace falta decir que Tim, Chad y yo terminamos muy emocionados, y también entusiasmados con el Señor, al comprobar cómo ¡Él se manifiesta y ministra tanto a nosotros como a través de nosotros! Esperamos ansiosamente la próxima oportunidad que Él nos proporcione para trabajar nuevamente juntos de esa manera. Tim y yo regresamos a casa, llegando justo para el tiempo de Acción de gracias. Para Chad, Acción de gracias en Canadá es en octubre, de modo que él continuó su viaje a Perú, donde ministra en varios lugares con pastores con los cuales trabaja allí. ALMI había provisto dos de los libros de Mike Wells en español, para que Chad y los pastores locales los distribuyeran mientras viajaban y enseñaban durante más de dos semanas.

 Tracy, la esposa de Chad, pudo encontrarse con él allí, lo que le permitió conocer personalmente Perú y también conocer al hermoso grupo de creyentes en ese país.

Noviembre de 2018

INFORME VIAJE A BRASIL

por Noah Wells

Michael Wells Español  2018